Ira: cómo controlarla y sentirte mejor

0 20

Los problemas relacionados con la ira son motivo frecuente de consulta a los profesionales de la psicología.

Hay terapeutas que están especializados únicamente en el control de ella y la agresividad.

Dato que nos habla de que es algo que afecta a muchas personas.

Acerca de la ira se pueden establecer las siguientes aseveraciones:

  • La ira es gradual en cuanto a intensidad, dependiendo de la persona y de las situaciones o circunstancias.

En ese sentido, la ira puede pasar de leve a severa en pocos minutos si es que se da algún factor desencadenante.

  • La falta de control de la ira puede desemboscar  en reacciones violentas o agresiones verbales incluso a personas por las que se siente gran afecto.
  • La ira es una emoción natural en el ser humano que sin embargo puede ser controlada y reducida a su mínima expresión.

Esto es posible si la persona ha aprendido a disciplinar la mente en valores como la tolerancia y la empatía.

  • Las personas con muchos prejuicios producto de inseguridades y miedos relacionados a su pasado son más propensas a airarse.
  • El cansancio físico o la fatiga mental pueden ser también caldo de cultivo para desarrollarla.
  • Si se da alguna situación que recuerde traumas o frustraciones del pasado, el enojo puede salir como un resorte.
    Controlar la ira

Formas de controlar la ira

Tomar conciencia de que necesitamos una buena gestión de nuestros enfados es un gran paso para avanzar.

  • Siéntese muy cómodo en su cuarto, lo más relajado posible  y empiece a analizar cuáles son las causas de su ira.
  • Lo primero es ser consciente de que se tiene ese problema.

Se debe admitir ante sí mismo, que es una situación que le está perjudicando.

  • Analice todas las causas de su ira desde traumas de la infancia hasta frustraciones actuales.

Piense cuáles son esos malos hábitos adquiridos que han sido asumidos por su subconsciente.

  • Utilice la estrategia del silencio para obtener calma delante de los demás.

En diversas ocasiones el silencio puede ahorrarnos muchos disgustos y malos momentos.

  • Practique dicha calma cada vez que pueda evitando hablar o reaccionar de forma brusca.

También puede simplemente retirarse del lugar si es que nota la aparición de una leve ira.

  • Hágase el firme propósito de reducir la información nociva que afecta su subconsciente y genera la aparición sus enfados.

Por ejemplo visualice  a usted mismo en situaciones complejas, imagine lo que podría ocurrir si se deja llevar por el cólera:

Podrían ocurrir incluso tragedias.

  • Piense ahora en toda la energía ahorrada que podría ganar y que sería desgastada en situaciones conflictivas.

Tenga en cuenta los problemas, incluso de violencia,  que podría evitar.

  • Ahora piense en el bienestar que le puede aportar esa energía ahorrada.

Obtendrá más calma, alivio, paz mental y buen humor. ¿Qué le parece?

  • Aprenda a cambiar las sensaciones de enojo por pensamientos de calidad. Practique pensar en cosas que le motiven.

El mismo hecho de controlar la ira y ser una mejor persona es algo ya de por si es motivador.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Enlaces Patrocinados

Suscríbete a nuestro boletín
Regístrese aquí para recibir las últimas novedades, actualizaciones y ofertas especiales directamente en su bandeja de entrada.
Puedes darte de baja en cualquier momento

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.