Recordando a la princesa Díana a sus 21 años de muerte.

0 74
Anuncio

Para el 31 de agosto de 1997 moría la mujer y nacía la leyenda la princesa Díana.

Es imposible olvidar el 31 de agosto de 1997 cuando se conoció la trágica muerte de Lady Di la princesa, la ‘reina de corazones’, un icono popular y social que no solo calo hondo en el pueblo británico,

si no en el mundo entero. a sus 21 años de su desaparición física, ningun royal ha podido igualarla, siendo sus dos nueras, la duquesa de Cambridge y de Sussex, las únicas que como la princesa Diana, poseen la virtud de acercarse al cariño de la gente y conseguir el seguimiento de los medios, quienes han sido condenadas a ser eternamente comparadas con ella.

desde hacía un año que Diana se había divorciado

del príncipe Carlos, y tuvo un nuevo amor,

el productor de cine egipcio Dodi Al Fayed,

quienes fueron perseguidos durante todo ese verano en el Mediterráneo por los paparazzi.

Para el 30 de agosto la pareja llegó por la tarde a París e intentaron salir discretamente cerca de la medianoche en un Mercedes.

Sin embargo no pudieron evitar ser perseguidos por fotógrafos, que se desplazaban en moto, el automóvil queriendo evitar ser fotografiados entró a toda velocidad en un túnel y se estrelló contra un pilar de cemento.

A Diana la sacaron los bomberos del Mercedes destrozado.

Dodi Al Fayed y el chófer, que según fió a conocer la

investigación poseía un nivel elevado de alcohol en sangre,

murieron en el acto. quedando gravemente herido el guardaespaldas.

El embajador de Francia fue el encargado de llamar por teléfono y dar la noticia a la reina en Balmoral, Escocia, alli se encontraba ubicado el duque de Edimburgo, el príncipe Carlos y sus hijos, los príncipes Guillermo, de 15 años y Enrique, de 12.

El dia siguiente, 31 Reino Unido desperto de duelo por la noticia.

Una gran multitud de londinenses, acongojados, fueron a depositar flores frente a los palacios de Buckingham y Kensington, lugar de residencia de la princesa.

Dicha noticia conmocionó, no solo al reino unido, si no al mundo entenderlo.

 El joven primer ministro laborista Tony Blair rindió homenaje

a la ‘princesa del pueblo’. El presidente norteamericano

Bill Clinton dijo estar «profund amente entristecido».

Anuncio

En India, la madre Teresa rezó por Lady Di. Michael Jackson, «consternado», anuló un concierto que tenía previsto en Bélgica.

La prensa popular se encargó de elevar a Diana al rango de icono. Haciendo publicaciones como : «Nació lady. Luego fue nuestra princesa. La muerte hizo de ella una santa»,

Sus restos los depositaron en el palacio de Saint-James, donde había que hacer hasta once horas de cola para acceder a los registros de condolencias.

Ya que la princesa se había divorciado del príncipe Carlos, Lady Di ya no tenía derecho al título de alteza real ni a funerales nacionales. Sin embargo los británicos exigían un homenaje a la altura de su ‘reina de corazones’.

Ante el silencio que prolongaba la familia real, el descontento de la opinión pública fue creciendo.

Los diarios se encontraban furicos ante la ausencia de

una bandera a media asta en el palacio de Buckingham, reclamaron a la reina que se dirigiera a sus súbditos.

«La familia real nos ha abandonado», sentenció The Sun.

«Si los Windsor no aprenden la lección, no solo van a enterrar a Diana, sino también su porvenir»,

Según encuesta publicadas para aquel momento, uno de cada cuatro británicos se declaraba a favor de la abolición de la monarquía.

A lo que Isabel II se tuvo que resignar a  rendir homenaje a la ex nuera en un mensaje televisado, diciendo antes de inclinarse públicamente ante su féretro.

«Era un ser humano excepcional y dotado.

En tiempos buenos o malos nunca perdió la capacidad para reír,

sonreír e inspirar a otros con su calidez y bondad.

La admiraba y la respetaba, por su energía y compromiso con los demás y, especialmente, por su devoción a sus hijos.

Esta semana todos hemos estado tratando de ayudar a los príncipes a aceptar la devastadora pérdida que ellos y el resto de nosotros hemos sufrido»

Para el dia siguiente, cerca de un millón de personas se reunieron para acompañar el cortejo fúnebre en medio de un pesado silencio.

Rompiendo con todos los protocolos, la soberana y su marido, el duque de Edimburgo, se unieron sorpresivamente a la multitud que se agolpaba frente a Buckingham. Un poco antes, el príncipe de Gales y sus dos hijos habían hecho lo mismo en Kensington.

A todo esto el diario tituló: «Finalmente, la reina hace lo que corresponde».

A la ceremonia azistierin 2000 invitados, entre ellos Hillary Clinton, Tony Blair, Luciano Pavarotti, Margaret Thatcher y Tom Cruise.  Elton John interpretó el tema Candle in the wind, cuya letra había reescrito especialmente par rendir homenaje a Diana.

 la princesa fue enterrada en la intimidad en Althorp,

al noroeste de Londres, en horas de la tarde.

Suscríbete a nuestro boletín
Regístrese aquí para recibir las últimas novedades, actualizaciones y ofertas especiales directamente en su bandeja de entrada.
Puedes darte de baja en cualquier momento

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.