6 mitos y verdades en primeros Auxilios.

0 97
Anuncio

Existe una serie de acciones con respecto a los primeros auxilios que se han ido imitando de

En el siguiente articulo se desmientes 7 mitos populares en primeros auxilios y ademas, te dejamos algunas alternativas recomendadas por los expertos:

generación en generaciones, aunque no están sostenidos por la evidencia científica y que, aunque no lo sepamos, en muchos casos, pueden provocar efectos nocivos para la salud.

Considerando esto, los especialistas señalan que ante el desconocimiento o la duda, lo mejor es abstenerse de realizar cualquier acción.

 

  1. «Quemaduras: ¿pasta de diente, mantequilla o hielo?»

Ante una quemadura, hay una costumbre frecuente aplicar pasta de diente en la zona lesionada. Es posible que esta idea del efecto refrescante que produce la pasta, pero esto de una falsa mejoría perniciosa por sus consecuencias, ya que la pasta de dientes es abrasiva y agrava la lesión.

También es un error aplicar aceite o mantequilla, porque se. ensucia la herida y puede empeorar la evolución de las cicatrices.

Lo cierto es que ante una quemadura, lo mejor es refrescar la lesión con agua a temperatura ambiente durante varios minutos (nunca aplicar hielo).

Si la piel se desprende, se debe aplicar un apósito y, hasta su curación total, se debe conservar la herida limpia y tapada, manipulándola lo menos posible.

Así el dolor se controlara, pero si no es suficiente, prueba con analgésicos de venta libre.

Si el dolor permanece o la herida no evoluciona adecuadamente,

lo mejor es acudir al centro de atención primaria correspondiente.

  1. «Hemorragia nasal: echar la cabeza hacia atrás»

Es erroneo pensar que echar la cabeza hacia atrás ante una hemorragia nasal podría parar el sangrado. De hecho, se debe hacer lo contrario.

lo que ocurre es que la sangre, en lugar de salir por el orificio nasal, se dirige a la parte posterior de la nariz y va hacia la garganta y la boca.

Para detener la hemorragia, lo ideal es inclinar la cabeza hacia delante presionando la zona lateral del lado de la nariz que sangra, justo donde termina el hueso y empieza la zona carnosa. La presión debe ser firme y continua durante 10 minutos.

  1. «Dar golpes a la espalda ante un atragantamiento»

Es una práctica casi instintiva.  Sin embargo, esta acción puede ser desacertada ya que puede favorecer la impactación del cuerpo extraño y empeorar la obstrucción de las vías aéreas.

Anuncio

Ante un suceso de estas características hay que practicar la maniobra de Heimlich, la cual consiste en colocarse detrás del afectado y rodearlo con los brazos para hacer una compresión por debajo de la boca del estómago,

buscando impulsar de forma brusca el aire hacia arriba, para así facilitar la expulsión del cuerpo extraño.

  1. «Provocar el vómito ante una intoxicación»

Pese a que el vómito puede facilitar la eliminación del tóxico, no siempre es algo recomendable, ya que el caso de que la sustancia que se ha ingerido sea corrosiva devolverla es contraproducente ya que lesionará la parte alta del tubo digestivo.

También hay que ser muy cuidados al provocar el vómito en una persona semiinconsciente, porque podrían ocasionarse aspiraciones del contenido gástrico hacia las vías respiratorias.

  1. «Sujetar a las víctimas de convulsiones»

Cuando se sufre un ataque o crisis convulsiva se producen movimientos incontrolados de las extremidades que pueden ser algo violentos. Si se opta por sujetar con fuerza al afectado, además de no evitarlos, se corre el riesgo de provocarle lesiones.

Sabiendo que la inmovilización ni acorta el ataque ni reduce los efectos. Tampoco hay que administrar ningún tipo de medicamentos, aunque sean antiepilépticos.

Ante una crisis convulsiva, lo mejor es sujetar con suavidad al individuo para evitar que se lesione y buscar siempre amortiguar la cabeza. Ademas,

voltearlo de costado para impedir que, en caso de vómito, se produzca una aspiración hacia los pulmones.

  1. «Poner un filete sobre una contusión»

Colocar un filete sobre un ojo morado u otro tipo de contusión, es algo que hemos visto hasta en películas.

Sin embargo, debes saber que el efecto beneficioso se produce solo por el frío, para nada intervienen los componentes de la carne.

El filete ayudaría a aplicar mejor el frío, ya que se adapta mejor a la zona afectada. Pero si de utilizar remedios caseros se trata, es más higiénico y económico colocar una bolsa de guisantes congelados

 

Suscríbete a nuestro boletín
Regístrese aquí para recibir las últimas novedades, actualizaciones y ofertas especiales directamente en su bandeja de entrada.
Puedes darte de baja en cualquier momento

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.