Sigue estas recomendaciones para evitar las infecciones Urinarias.

0 51
Anuncio

Las infecciones urinarias son el segundo tipo de infección más frecuente que llegan los centros de salud, después de las infecciones respiratorias.

Son las mujeres las principales afectadas por las infecciones urinarias, de hecho se estima que una de cada tres mujeres sufrirá este tipo de infección en algún momento a lo largo de su vida.

Esta mayor propensión se debe a que la uretra (conducto que va desde la vejiga hasta el orificio exterior) es mucho más corta, lo que facilita la penetración de las bacterias,

por tal razón se considerado de gran importancia educar sobre este tema ya  se

considera que fomentar prácticas higiénicas correctas ayudarían a evitaría un gran número de infecciones.

La infección urinaria más frecuente es la que conocemos como «cistitis»,

tratándose de que los gérmenes afectan las vías urinarias inferiores (uretra y vejiga).

La batería que suele propagar esta infección, con mucha frecuencia, es la bacteria «Escherichia coli», la cual se encuentra de forma habitual en las zonas distales del tubo digestivo.

Las relaciones sexuales aumentan la probabilidad de sufrir una cistitis, debido al paso de bacterias hacia la uretra.

Siendo el embarazo, la diabetes y los problemas que dificultan el vaciado de la vejiga otros factores que aumentan el riesgo de infecciones urinarias.

Recomendaciones

Los especialistas indican las siguientes recomendaciones para disminuir la incidencia de este problema:

– Si las cistitis son frecuentes, lo más útil es tomar una única dosis de antibiótico después del coito o bien efectuar tratamiento profiláctico continuo,

Anuncio

con la administración periódica de antibióticos. Importante que esto vaya siempre bajo supervisión médica.

– El uso de espermicidas puede favorecer las infecciones ya que afecta a la concentración vaginal de lactobacilus, variando el pH y facilitando la colonización de gérmenes uropatógenos.

– La zona genital debe mantenerse limpia, realizando la higiene de adelante hacia atrás para

reducir las posibilidades de introducir bacterias desde el área rectal a la uretra.

Es muy importante enseñar a las niñas en estas prácticas.

– Después de tener relaciones sexuales, orinar y limpiar la zona genital.

– Realizar micciones frecuentes es muy útil ya que hacerlo dificulta el  desarrollo de los gérmenes,

ya que se les impide que estos permanezcan en la vejiga durante el tiempo necesario.

– Beber líquidos también ayuda mucho en la limitación del crecimiento bacteriano.

-Al ir al baño, procura que no queden residuos de orina en tu vejiga, vaciándole completamente.

-Mantener la orina con un pH ácido a fin de dificultar el crecimiento bacteriano,

que se consigue tomando alimentos ricos en vitamina C, como el zumo de naranja.

 

Suscríbete a nuestro boletín
Regístrese aquí para recibir las últimas novedades, actualizaciones y ofertas especiales directamente en su bandeja de entrada.
Puedes darte de baja en cualquier momento

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.