Verdades y mentiras del uso de los antibióticos.

0 69

«Los antibióticos son el mejor remedio para la fiebre»

La popularidad y el dominio publico que han obtenido los antibióticos ha permitido que muchas personas se permitan opinar sobre como y cuando deba usarse.

Sin embargo, su uso y abuso está rodeado de mitos y realidades, que a continuación se analizan con el fin de develar qué hay de verdad y de mentira en las creencias más populares sobre los antibióticos.

Esto es falso. Los antibióticos no son precisamente los mas útiles para el tratamiento de cualquier infección, dado a que muchos de los pequeños trastornos que se padecen, sobre todo en los niños, son causados por virus que son resistentes al efecto de los antibioticos.

Por ejemplo: es un error comun tomar antibioticos de entrada ante una gripe o un dolor de garganta. Para essos casos lo recomendable es hacer uso dr un antitérmicos, algún jarabe para la tos y un poco de paciencia.

Si bien algunos resfriados pueden complicarse con infecciones, tomar el antibiótico, por siempre debe ser bajo supervisión médica.

«Antibióticos: producen cansancio y pérdida de apetito»

Esto también es falso. No es mas que una creencia muy popular. Si bien es cierto que cuando se toman antibióticos se nota una pequeña perdida de apetito y se está cansado, pero esto no esta asociado con los medicamentos, sino con los gérmenes que causan la infección.

«Los antibióticos pierden eficacia con el uso continuado»

Esto si es verdadero. el uso continuado de antibióticos causa una selección natural de gérmenes que de forma progresiva se hacen más resistentes.

Por eso es que existen los casos de las personas que toman antibióticos con mucha frecuencia, necesitaran cada vez más fármacos de mayor potencia para combatir las infecciones.

En tal caso de que se necesite tratamiento antibiótico con frecuencia, lo mas conveniente seria no utilizar siempre el mismo, cambiando de vez en cuando. Claro esta, simpre bajo control facultativo.

«Los antibióticos inyectados son más eficaces»

Es Falso. Esta es una creencia muy clásico que han tenido que sufrir muchas personas durante su infancia.

Nos han hecho creer que si el antibiótico se administra en forma de inyectable, el efecto es mayor y más rápido.

Esta aseveración es falsa; en la actualidad existen una cantidad de potentes medicamentos para su administración por vía oral.

De he no, ya se ha logrado tratar a la perfección hasta una pulmonía sin necesidad de sufrir los temibles pinchazos de una inyección.

Los antibióticos inyectables se reservan para casos especiales o para las personas la medicación por vía oral le causan efectos secundarios como dolor de estómago o diarrea, entre otras.

«Un antibiótico, cuanto más potente, mejor»

Falso. No es necesario utilizar un antibiótico potente cuando se tratan pequeñas infecciones. ¡Sería como matar moscas con un cañón!

Para cada tipo de infección, existe un grupo ideal de medicamentos.

Cuando se prefiera optar por «algo más fuerte» podría crearse gérmenes cada vez más resistentes a la medicación con el consiguiente peligro no solo del paciente, sino de la salud pública.

Es el mismo error que pensar que un fármaco mientras más caro mejor, esto también es erróneo:

un antibiótico «de toda la vida» y barato puede ser la solución idónea.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Enlaces Patrocinados

Suscríbete a nuestro boletín
Regístrese aquí para recibir las últimas novedades, actualizaciones y ofertas especiales directamente en su bandeja de entrada.
Puedes darte de baja en cualquier momento

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.